Saltar al contenido

La mayor verdad sobre Monumento A La Tercera Internacional al descubierto

21/10/2020

Contenido

monumento a la tercera internacional

Algo que el aparato de publicidad soviética adoptaría con los brazos libres en el momento en que la Revolución estalló dos años después. No obstante, pese a que han quedado sepultadas bajo las horteradas infames que se erigieron bajo el llamado realismo socialista, las vanguardias soviéticas triunfaron. Tan es conque aún el día de hoy son fuente de inspiración y de imitación de ciertas obras más avanzadas del mundo contemporáneo. Del que nos circunda y del que nos rodeará bastantes años más. El gobierno conservador-nacionalista de Viktor Orban ha amado rememorar a las víctimas del nazismo. Un arcángel que simboliza Hungría es atacado por una combativa águila imperial.

Lea mas sobre mantenimiento de flota aqui.

Cajas De Luz

Al concurso se presentaron arquitectos de todo el planeta con propuestas que iban desde el racionalismo de Walter Gropius hasta el neoclasicismo historicista de Borís Iofán, pasando por un constructivismo ruso que, sin saberlo, daba sus últimos coletazos. Las bases planteaban un programa masivo y complejo, pero, aun de esta forma, la mayoría de los proyectos apostaron por un edificio único y monumental que albergase tanto las oficinas como los auditorios, parlamentos, salas de congresos y celebraciones que se pedían. Le Corbusier, en cambio, dividía la solución en un grupo de inmuebles, eso sí, todos adscritos al mismo programa de pretensiones. La auténtica hermosura revolucionaria del proyecto de Le Corbusier no radicaba en el lenguaje decididamente moderno de su arquitectura, sino más bien en la concepción del Palacio como unidad funcional disgregada. En un caso así, en dos auditorios y una secuencia de pequeños módulos complementos, conformando así una suerte de ciudad en microcosmos que se articularía a través de una plaza central y un sistema de recorridos peatonales. El inconveniente es que, más allá de que la aptitud inventiva del empleo de idiomas multidisciplinares estaba guay para librarse de ataduras y liberar a una imaginación libérrima, en la práctica los proyectos eran tan experimentales que no había ni medios, ni técnicas ni dinero para llevarlos a cabo. De ahí que, la mayoría del constructivismo se quedó en la mesa de dibujo y en maquetas.

monumento a la tercera internacional

«En las bases de la convocatoria se hablaba de producir un diálogo entre el Pompidou y el Museo Ruso, de ahí que pensamos en la maqueta de \’El Monumento a la Tercera Internacional\’ que se expuso en el Pompidou y que es obra de un autor ruso, Vladimir Tatlin. Los años anteriores a la revolución de Octubre los bolcheviques trabajan duramente para que su publicidad pudiese llegar a centenares de miles de trabajadores, a todas y cada una de las fábricas y asimismo al medio rural. Sin embargo, en la Rusia zarista la mayor parte de campesinos y obreros eran analfabetos, hecho que condicionó sin lugar a dudas los métodos propagandísticos y el nuevo arte innovador. Fue así como la propaganda pasó a tener la imagen, la iconografía, como elemento central para superar las barreras del analfabetismo y llegar a toda la población obrera rusa. Esto lo sabían bien los intelectuales ligados al bolchevismo, quienes contribuyeron a la revolución con sus proyectos.

Lea mas sobre vaporetade-mano.com aqui.

monumento a la tercera internacional

Utilizamos cookies propias y de otros para mejorar nuestros servicios y llevar a cabo información estadística. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acceda a más información sobre la política de cookies. Contra las Artes Pláticas y Visuales, contra la Academia, contra la Imitación y el Símbolo, la estructura utópica y poética de Tatlin emerge obligada, animada por el siempre y en todo momento optimista soplo de la novedosa historia. Gracias a la abstracción geométrica, la Torre genera poética dialéctica, porque no representa sino construye una praxis entre los nuevos materiales intelectuales y tecnológicos; entre la localidad y la arquitectura, entre el espacio y el tiempo. Tatlin, que inauguró un movimiento radicalmente poético, moderno o antiartístico, no fue capaz de entender entonces que asimismo los idealistas Malevich y Kandinski repudiaban las Artes Plásticas como antiguallas decrépitas. Aun de esta forma, la Torre de Tatlin –llamada de manera oficial «Monumento»– es también un Manifiesto certero que identifica materia y modernidad, racionalidad y revolución, en un todo.

Lea mas sobre cuentos-infantiles.net aqui.

monumento a la tercera internacional

  • Lo sentimos, esta imagen no está libre con esta licencia.
  • El proyecto se oponía frontalmente a los edificios que a inicios de siglo, se estaban alzando desde Estados Unidos, y daba un giro extremista a las propuestas arquitectónicas de las construcciones de altura.

No en Moscú y no con exactamente la misma forma, pero sí como concepto y por todo el planeta. Nuestro arquitecto suizo lo hizo en Chandigarh en los cincuenta, exactamente la misma lo haría Louis I. Kahn para la Asamblea Nacional de Bangladés en Daca en los setenta. En la plaza de los Tres Poderes y, de hecho, en toda Brasilia, Oscar Niemeyer aplica exactamente la misma lógica de Le Corbusier en la URSS y, sí, hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia le debe la mayoría de su amabilidad como recinto urbano al proyecto del Palacio de los Sóviets. no reside en su condición de objeto pictórico, sino en su dimensión como aparato conceptual. De ahí que, el mismo Malévich pinto cuatro copias del cuadro; pues su destino último era ser reproducido.

Agrupaba a los partidos comunistas de diferentes países cuyo propósito prioritario y esencial era luchar por la eliminación del sistema capitalista en el planeta, usando la dictadura del proletariado como instrumento y teniendo como marco de referencia político-legal la República Internacional de los Soviets. Fueron muchos los intelectuales que pusieron sus capacidades artísticas al servicio de la revolución bolchevique. Uno de ellos fue Vladimir Tatlin, el mejor exponente del constructivismo ruso y que hoy veremos analizando su obra más popular, el Monumento a la III Internacional. El Monumento a la Tercera Internacional o Torre de Tatlin, fue un Emprendimiento Arquitectónico del escultor ruso Vladimir Tatlin, quien lo presentó a principios de los años veinte.

monumento a la tercera internacional

La Honved (milicia húngara) contra la policía política, ante el estupor de los tanquistas rusos, que también dispararon contra los manifestantes, aunque ciertos abandonaron. Cayó la vieja guardia estalinista y los soviéticos se retiraron por un instante de Budapest, mientras Moscú abría consultas con el resto países comunistas, especialmente con los camaradas chinos, inicialmente contrarios a la intervención militar. El periodista Indro Montanelli, entre los maestros de la profesión, escribió unas crónicas excelentes para el ‘Corriere della Sera’, recientemente reeditadas en un libro titulado ‘La sublime locura de la revolución’. No era simple de argumentar lo que pasaba en un país que siempre y en todo momento ha interesado a los italianos. En el momento en que Moscú vio que una de las reclamaciones era la salida de Hungría del Pacto de Varsovia, Jruschov dio la orden de ataque. Traicionado por János Kádár -nuevo hombre de los rusos-, Nagy tuvo un final siniestro. Le hicieron salir de la embajada yugoslava con la promesa de inmunidad.

El Lissitzky, arquitecto de capacitación, también trabajó en diseño gráfico y grabado mientras Rodchenko participó en el departamento de pintura sin dejar de presenciar con la fotografía. Todo empezó con una queja de la intelectualidad comunista del Círculo Petöfi en favor de una mayor flexibilidad del régimen socialista, tras la desaparición de Stalin en 1953.

Kazimir Malevitch, se unió al claustro en 1925, si bien conocía el centro por haber expuesto 4 años antes con el conjunto Unovis , nativo de la escuela de Vitebsk. El constructivismo se expresó más que nada en artes gráficas y escultura; sin embargo, la arquitectura estaba en su núcleo. Su influencia y la de otros estilos, a su vez interdisciplinares, armonizaba con un centro nacido de una fusión entre las hermosas artes y las artes aplicadas. La mayoría de educadores tenían entendimientos e intereses tanto en pintura y estatua como en diseño gráfico, textil, industrial o arquitectura. Su versatilidad y también indagación les impulsaban a experimentar en diferentes medios y no era infrecuente que pintores y escultores se adentrasen en proyectos arquitectónicos como el ‘Monumento a la Tercera Internacional’ (la célebre ‘Torre Tatlin’), los ‘Architekton’ de Malevitch o las ‘Contrucciones espaciales’ de Rodchenko. Tampoco era increíble que el responsable de un curso sobre teoría del color, como Gustav Klutsis, conociera el departamento de pintura, el de escultura y, más tarde, el de construcciones efímeras.

La unidad ideológica de los partidos y organizaciones marxistas no existe nada mas que en la intención y los principios de algunos partidos comunistas, siendo el “pluralismo ideológico” la marca de agua general. Por ello, no existe ninguna iniciativa seria que nos lleve a cabo pensar en la restauración de la añorada III En todo el mundo, sino marcos de enfrentamiento mas o menos amplios, que no llegan a acuerdos, ni puntuales, ni generales, y menos en el terreno de lo práctico, de la acción conjunta. En 1919 se creó, una Tercera En todo el mundo, la llamada “Komintern”, de carácter comunista, alejada por tanto de las tesis reformistas revisionistas y muy condicionada por los intereses de la URSS. La clase trabajadora, dividida entre los sentimientos patrióticos y el ideal de solidaridad internacional, optó por los primeros, se alistó en los ejércitos contricantes y abandonó la causa que inspiraba la organización. El extremista, compuesto por los marxistas ortodoxos, partidarios de una revolución como fórmula para destruir el capitalismo y cambiar la sociedad. Signos propios de la II En todo el mundo fueron la institución de la jornada del Primero de Mayo como celebración reivindicativa (Día Internacional del Trabajo), la del 4 de marzo (Día Internacional de la Mujer Trabajadora) y el famoso himno popular como de la En todo el mundo. El propósito de Tatlin era crear un símbolo socialista, mezclando materiales y formas revolucionarias, en una época histórica dada.

En verdad, con sus dos proyectos para garajes en París, nuestro Mélnikov semeja adelantarse a la reivindicación moderna del edificio de parking como objeto arquitectónico. Al estacionamiento-museo que, por poner un ejemplo, Herzog y De Meuron acaban de inaugurar en la Lincoln Road de Miami. Los zapatos de metal oxidado son el más conmovedor monumento de Budapest, una bella localidad con estatuas, placas y recordatorios por todas partes. Los zapatos del río no charlan de la gloria magiar, no obstante. El horrible delito cometido por la horda fascista local en los primeros meses de 1945, antes del derrumbe hitleriano. Esos zapatos herrumbrosos recuerdan a los más de veinte mil judíos que fueron fusilados o arrojados vivos a las aguas heladas del Danubio por las milicias del partido de la Cruz Flechada, aliado de los nazis, mientras el Ejército Rojo se disponía a tomar la localidad.

La Internacional Comunista celebró siete congresos mundiales, todos esenciales, pero son el primero, el segundo y el séptimo los mas significativos y representativos. El primero marcaría nítidamente la separación entre la socialdemocracia y el comunismo. El segundo clarificaría las normas existenciales y organizativas de los partidos marxistas, que irían desde la denuncia a todas las maneras de socialdemocracia, a la lucha por la toma del poder, pasando por la acción en sindicatos, Consejos Obreros y reuniones. Las condiciones para la admisión a la Internacional Comunista, que se fijaron en este II Congreso y que fueron popularmente conocidas como los 21 puntos, fueron un vademécum de principios comunistas para la pelea ideológica, sindical, social y política. Estos 21 puntos podrían ser un líder ideológico, político y organizativo de la mas colérica y útil actualidad.

monumento a la tercera internacional