Saltar al contenido

El Misterioso Secreto sobre Carlos I De España Hijos al descubierto

22/12/2018

carlos i de españa hijos

Carlos V tenía que abandonar nuevamente España, en diciembre de 1539, y se enfrentaba al problema de nombrar una regencia, sin contar ya con la Emperatriz y con un heredero de corta edad. El príncipe Felipe, con apenas 12 años, fue puesto adelante del Gobierno, ayudado por el cardenal Tavera. Para el supuesto de que mismo muriera, Carlos V dejó unas Instrucciones cuyo cometido no era otro que orientar a su joven heredero sobre los pasos a tomar en política internacional y de manera especial sobre la imperiosa necesidad de firmar una paz determinante con Francia. La emperatriz Isabel, que jamás había disfrutado de una salud demasiado buena, nunca llegó a sobreponerse del todo del mal parto de octubre de 1537. Al estado de salud de la Emperatriz en nada ayudaban sus continuos partos, en los doce años que duró el matrimonio, y teniendo en cuenta las usuales ausencias del Emperador, Isabel estuvo embarazada siete ocasiones. El 1 de mayo de 1539 la Emperatriz abortó de tres meses y como consecuencia de ello murió.

Lea mas sobre aqui.

Sofonisba Anguissola, La Retratista De Don Carlos

Al ser proclamado Juan Carlos como heredero en 1969, se decantó por una monarquía democrática con explícito consenso habitual. Al entrar su hijo al trono, , se reafirmó en su calidad de jefe depositario de la monarquía. Posteriormente, en mayo de 1977, logró cesión de sus derechos al trono y de la jefatura de la Casa real de españa, en la persona de su hijo Juan Carlos I. Heredero de los derechos dinásticos de la Casa de Borbón por renuncia de sus hermanos Alfonso y Jaime y el fallecimiento de su padre .

A esto hay que juntar que la situación en España mejoraba considerablemente ya que tanto las Comunidades como las Germanías llegaban a su fin. Por ello, con la situación internacional mucho más sosegada, Carlos V planificó su viaje de regreso a España.

La Infancia De Don Carlos

A finales del verano de 1520, Carlos llegó a Bruselas, donde recibió a los primordiales nobles del Imperio. Allí supo de las inquietantes novedades de lo que ocurría en Castilla, donde la Guerra de las Comunidades estaba en pleno apogeo. La prisa con la que Carlos había descuidado una España al filo de la rebelión se debía asimismo a este acercamiento con Enrique VIII. Los reyes de Francia e Inglaterra habían acordado celebrar una asamblea solemne donde tratarían de probables coaliciones.

Don Carlos, aunque no llegaba a los 40, y vivió todavía otros diecinueve, no volvió a casarse. En 1525, las Cortes de Castilla reunidas en Toledo solicitaron al rey que se casase, y expresaron su deseo y su esperanza de que la elegida de Carlos para reina de España fuera su prima Isabel de Portugal. Hijo de Felipe I y de Juana I; nieto, por tanto, del emperador Maximiliano I (por línea paterna) y de los Reyes Católicos (por línea materna), se educó en Gante, donde había nacido el 24 de febrero. En Flandes vivió durante su niñez, orientado en su educación por Chievres y Adriano VI de Utrech. Conoció el esplendor intelectual de la tierra flamenca, y admiró en su juventud a Erasmo, a quien invitó a venir a España, lo que hizo el humanista. «Mientras radicó en Ratisbona entre abril y agosto de 1546 para negociar la Dieta y elaborar un ataque contra los protestantes alemanes, tuvo un romance con Bárbara Blomberg, una joven de exactamente la misma edad que su hijo Felipe», recuerda Parker. De esa relación, el 24 de febrero de 1547, cumpleaños de Carlos, nació Jerónimo, al que luego se conocería como don Juan de Austria, el pequeño Jeromín de Cuacos.

carlos i de españa hijos

Carlos V entró ayudado por Guillermo de Orange, el que posteriormente fue el principal enemigo de su hijo en los Países Bajos. En un alegato solemne pronunciado en francés, Carlos V expuso frente a los congregados los motivos de su abdicación, la patología, e hizo un repaso de todos sus años de gobierno, con sus luces y sus sombras, las guerras y su eterno anhelo de paz, los múltiples viajes y su lucha por la Cristiandad. El discurso terminó en una emotiva despedida y en el anuncio de que en su retiro le acompañarían sus 2 hermanas, Leonor y María. Tanto Maximiliano como Felipe ambicionaban tener los Países Bajos y el Milanesado.

Entre el 17 y el 25 de julio el ejército de Carlos V cruzó los Alpes marítimos. El 2 de agosto se ordenó que desembarcara la artillería para marchar sobre Marsella. Las tropas francesas, a cargo de Montmorency, aplicaron una táctica de tierra quemada, que consistía en retirarse sin combatir pero asolando todo tras ellos a fin de que el ejército imperial no pudiera abastecerse. En poco tiempo las tropas imperiales comenzaron a padecer patologías derivadas de la carencia de alimentos. El ataque sobre Marsella fracasó y la invasión del conde de Nassau desde los Países Bajos también. En la retirada murió el enorme general Antonio Leyva y el poeta Garcilaso de la Vega.

Carlos II, que no tuvo descendencia de sus dos matrimonios, un mes antes de su muerte hizo escribir en su testamento el nombre de Felipe de Anjou como su sustituto, a la vez que amenazaba a sus vasallos, que no permitieran “la menor desmembración ni menoscabo de la monarquía”. El descontento de las potencias europeas por el poder que se otorgaba a Francia, produjo la “Guerra de Sucesión” entre el pretendiente a la corona de españa el archiduque Carlos, hijo de Leopoldo de Austria, y el preferido por Carlos II, Felipe de Anjou. Después de numerosos años de pelea, la renuncia del archiduque Carlos, originó que Felipe II gobernara, con la entrada en la monarquía española, la dinastía de los Borbones. El emperador más peregrino de todos los tiempos, decidió retirarse en 1556 a los 56 años, extenuado por el mal de “gota”, y decepcionado por sus fracasos. Abdicó primero en Bruselas como Maestre de la Orden del Toisón de Oro (22- Octubre- 1555), y tres días más tarde como soberano de los Países Borgoñeses. Luego, siguió la renuncia del resto posesiones (16-Enero-1556), y por último, a la dignidad Imperial el 12 de septiembre del mismo año, esta a favor de su hermano Fernando, y las dos precedentes a favor de su hijo Felipe.

carlos i de españa hijos

Más allá de que los dos movimientos fueron coetáneos, para fortuna de Carlos V, no llegaron a sumarse, de modo que en el momento en que las Germanías alcanzaron su momento de máxima extensión, en el verano de 1521, las Comunidades estaban prácticamente agotadas. La primera ciudad en proseguir a Toledo fue Segovia, cuya población asesinó a uno de sus enviados a las Cortes de La Coruña, encolerizada por que estos hubiesen acabado concediendo a Carlos V lo que solicitaba en contra de las órdenes de nuestra ciudad. Frente estos hechos, el cardenal Adriano de Utrecht, regente en ausencia del Emperador, convocó al Consejo Real y se inició la represión. El clero, molesto con Carlos V por el ascenso de Guillermo de Chièvres como arzobispo de Toledo, apoyó la sublevación. El toledano Juan de Padilla se puso adelante de la sublevación y dirigió las milicias de Toledo en auxilio de Segovia, sitiada por las tropas imperiales. En estos momentos, León, Ávila, Salamanca, Madrid, Medina del Campo y otras ciudades castellanas se unieron a la sublevación. La alta nobleza, molesta por los títulos concedidos por Carlos a sus consejeros flamencos, se mostró pasiva, cuando no colaboracionista, frente a la sublevación.

Lea mas sobre oraciones-catolicass.com aqui.

carlos i de españa hijos

La primavera de 1532 la pasó Carlos V en Barcelona, junto a su familia, descansando del ajetreo de los últimos años. Sin embargo, las malas noticias que llegaban del exterior provocaron la preocupación del Emperador.

Lea mas sobre solofrases.org aqui.

A su muerte, la confusión hereditaria que introdujo en su sucesión por la carencia de un descendiente varón propició la entrada en competición por el trono de su hermano, Carlos María Isidro de Borbón, lo que condujo a la primera Guerra Carlista. En 1722 se había casado con Luisa Isabel de Orleáns, que enviudaba con tan solo 15 años. FELIPE V Duque de Anjou, fue elegido por Carlos II como heredero al trono español, al ser hijo de su sobrino Luis, hijo por su parte del Rey Luis XIV de Francia, el “Rey Sol”. El temor de las potencias de europa a la hegemonía francesa en el conjunto de naciones llevó a la dinastía de los Austrias a ofrecer a su candidato, el Archiduque Carlos, lo que condujo a la Guerra de Sucesión de españa ( ). La elección de Carlos para regir el Imperio Austrohúngaro determinó el tratado de Utrecht que puso fin a la contienda y deparó la introducción de los Borbones en la narración de España.

carlos i de españa hijos